Abindarráez

Personaje del Romancero y de la novela morisca Historia del Abencerraje y de la hermosa Jarifa (v.) de Antonio de Villegas (m. después de 1551). Abindarráez representa la idealiza­ción del caballero árabe, característica de los últimos tiempos de la Reconquista en que el odio recíproco, al resolverse a fa­vor de los cristianos la lucha secular con los invasores, se había convertido entre aquéllos en admiración por el enemigo.

De gran estatura y bello rostro, y soberbio jinete, Abindarráez pertenece a la noble estirpe de los Abencerrajes, el último de los cuales dará a Chateaubriand el asunto para sus Aventuras del último Abencerraje (v.), que volverán a reivindicar en nombre del Romanticismo el tipo espléndido y fas­cinador del guerrero árabe. De este tipo Abindarráez posee todos los rasgos: la gra­vedad de porte, el valor, la adoración a la mujer, la concepción idealista del amor y los sentimientos corteses de fidelidad y de honor.

La novela nos lo presenta como protagonista desdichado de uno de los fu­gaces episodios acaecidos en la frontera granadina entre moros y cristianos. Abin­darráez, capturado por Rodrigo de Narváez, caballero español, observa en su pri­sión un comportamiento completamente opuesto al que había demostrado en la ba­talla, ya que se pasa los días en silencio, suspirando y llorando.

Interrogado, lamen­ta su triste suerte que le ha detenido en el camino de Coín, adonde se dirigía para encontrarse con su amada Jarifa y casarse con ella a pesar de la oposición del padre de ésta. Semejante historia no podía dejar de conmover al generoso vencedor, el cual concede al moro licencia para reunirse con su bella a condición de restituirse prisio­nero al final del tercer día. Abindarráez da su palabra de leal caballero y después de celebrar en secreto las nupcias compa­rece con Jarifa, que es ya su esposa. Narváez, gentileza por gentileza, le perdona y los deja en libertad.

F. Díaz-Plaja