Chevy Chase, Ánónimo

Es la más famosa de las Border Ballads (v. Baladas fronterizas). Sir Harry Percy se interna con sus ingleses de Northumberland en los bosques escoce­ses de la frontera para cazar ciervos; hacia el mediodía, se encuentra con sir Williams Douglas, a la cabeza de sus escoceses, y se origina una cruentísima batalla en la que los dos jefes resultan muertos.

De esta ba­lada se conocen dos versiones: una, llamada también «versión más antigua», está en un manuscrito del siglo XVI (Ms. Ashmole 48, Bodleian Library) varias veces publicado; la otra, llamada «versión moderna», muy difundida en el siglo XVII, es inferior a la primera, pero también famosa por haber sido analizada por Addison en los núms. 70 y 74 del Spectator (v.). Las dos se hallan en la colección de Child (v. Baladas populares inglesas y escocesas), con el título La caza en los Cheviots [The Hunting of Che­viots] (los Cheviots son los montes de la frontera escocesa; con la lana de las ove­jas que pastan en ellos se hacen las telas de ese nombre). «Chevy chase» es, por tan­to, una deformación dialectal de «Cheviot chase», entendiendo «chase» como «parti­da de caza en el bosque». Pero con esta balada está relacionada estrechamente The Battle of Otterburn, que hace a los mismos personajes protagonistas de la batalla de Otterburn (19 de agosto de 1388), como si efectivamente lo fueran. En esta última, es Douglas quien invade el Northumberland, asolándolo a hierro y fuego, y llegado por fin al castillo de Percy, le desafía a encontrarse en Otterburn al cabo de tres días.

Ocurre el encuentro, vencen los escoceses y se llevan prisionero a Percy; pero sir Douglas muere en el campo. En ciertas ver­siones, sir Douglas ve en sueños una batalla ganada por un muerto y se reconoce en el cadáver. También esta versión estuvo ma­nuscrita (Cotton Ms. Cleopatra C. IV y Harleyan Ms. 293) hasta el siglo XVI, pero hay otras versiones posteriores. A diferen­cia de Chevy Chase, la Batalla de Otterburn es históricamente cierta; la otra, por el con­trario, está tan llena de anacronismos que resulta vana toda tentativa de encontrarle una base histórica, y se supone que se trata de la batalla de Piperden (1436) en la que un Percy y un Douglas tomaron parte. Nin­guno de los dos, sin embargo, murió en la batalla. El influjo de la Batalla de Otter- bum sobre Chevy Chase es tan fuerte, que muchas veces, con el nombre de Chevy Cha­se se comprenden ambas batallas.

S. Babdi