Breviario de Historia Romana, Eutropio

[Breviarium ab urbe condita). Obra his­tórica escrita a petición del emperador Valente (364-378), por un alto funciona­rio de la cancillería imperial, el épistológrafo («magister memoriae») Eutropio (si­glo IV d. de C.), que, por razones de su cargo, vivió largo tiempo en Constantinopla. La obra, cuya composición tuvo lugar entre 364 y 370 d. de C., está dividida en 10 libros que, en 224 capítulos, abrazan once siglos de historia, desde la mítica fundación de Roma (754 a. de C.) a la muerte del empe­rador Joviano (16 de febrero de 364 d. de C.); y todo esto en unas cincuenta de nuestras páginas impresas, o poco más. La libertad en el uso de las fuentes, la cla­ridad y la sencillez de la narración que, de cuando en cuando, se anima con cierto re­lieve al trazar, con rápidos toques, perfiles y caracteres, no bastan para explicar el éxi­to que esta obrita tuvo en todos los si­glos, y que aún hoy hace de él uno de los libros más conocidos de la cultura clásica. El Breviarium de Eutropio concluye una época e interpreta las necesidades de los tiempos nuevos, señalando así una etapa en la conciencia histórica de la humani­dad; sella la época de la gran historiografía romana que, partiendo de Livio y de Táci­to, desemboca precisamente por aquellos años en la monumental obra de Amia- no Marcelino (332-395 aproximadamente d. de C.) y abre el período de los epítomes, de los compendios y de los sumarios, entre los cuales el de Eutropio se convirtió muy pronto en canon y norma. Al declinar las condiciones propicias a la cultura, no que­daba ya tiempo para las grandes lecturas; de aquí el éxito de este libro que apenas publicado fue traducido al griego por Peanio, y dos siglos más tarde mereció el honor de una segunda traducción griega por obra de Capitón de Licia. Puede decirse que el Breviarium fue el libro por excelencia de los tiempos humildes, tal es la abundancia de códices que atestiguan su fortuna en la Edad Media.

G. Franceschini