Vida de los Insectos, Jean-Henri Fabre

[Vie des insec­tes]. Publicado en París el año 1911, junto con las Mœurs des insectes, estos dos volú­menes contienen algunos de los más famo­sos fragmentos de los Recuerdos entomoló­gicos (v.) de Jean-Henri Fabre (1812-1915). Son los fragmentos que se refieren especí­ficamente a los detalles anatómicos y fisio­lógicos de los insectos, a sus instintos, a sus extrañas y terribles facultades, a sus cos­tumbres, a sus amores y a sus furiosas luchas. Gran científico y todavía mayor poeta y escritor, las investigaciones de Fabre no tienen la sequedad y la precisión que resaltan en los estudios de los naturalistas, no son presentadas con la desnudez esque­mática de sus resultados, sino que están penetradas por un soplo de elevadísima poesía.

En tal aspecto son famosas las ob­servaciones sobre la cigarra, que la leyenda presenta como una expoliadora de la hor­miga, mientras que ésta vive en realidad a expensas de la otra bebiéndose la savia que la cantadora (o mejor la tañedora) hace brotar incidiendo la corteza de los árboles. O bien la dramática descripción de la manera con que el minúsculo himenóptero mata al coleóptero de imponente ta­maño, paralizándole con un aguijonazo los ganglios nerviosos del tórax, con una cien­cia que sólo un fisiólogo versado en la estructura anatómica de los insectos podría poseer. [Trad. española de Felipe Villaverde (Madrid, 1934)].

Lo que Fabre dice en veinte páginas podría muchas veces estar contenido en diez líneas, pero de esta forma se participa también en la lentitud de sus descubrimien­tos; parece exigir en todo momento al lector un poco de la paciencia que él ponía en sus investigaciones. (A. Gide)