Vida de los Grandes Capitanes, Pierre de Bourdelle

[Vie des grands capitaines]. Obra de Pierre de Bourdelle, señor de Brantóme (aprox. 1540-1614), publicada fragmentaria­mente en 1666 con el título Memorias que contienen las vidas de los hombres ilustres y grandes capitanes de su tiempo [Mémoires contenamos les vies des hommes iIlustres et grands capitaines François de son temps].

Como dice el prefacio, la obra forma la con­tinuación y el fin de las memorias del célebre cortesano y escritor, cuyas partes mejor co­nocidas son las dedicadas a las Vidas de las damas ilustres (v.) y las Vidas de las damas galantes (v.). La pintura de las cualidades civiles y militares, el entusiasmo por las grandes empresas y sobre todo el sentido preciso de la vida y de sus necesidades, dan a la obra un valor notable que nunca considera la anécdota como fin en sí mis­ma, sino que concatena briosamente cada narración en una serie de impulsos, de bre­ves narraciones, de gestos. Entre las páginas más agudas de estos retratos de personajes insignes son de notar el de Carlos VIII, de vida aventurera, y el de Luis XII, lleno de conflictos políticos; el del señor de la Palisse, que junto a Bayardo sostiene firme­mente la comparación con personajes ex­tranjeros; el del valeroso La Trimóuille, y, sobre todo, el de Gastón de Foix, el héroe de la batalla de Rávena.

De tiempos más próximos, el de Lautrec y el del almirante Bonnivet, el de Montluc y el del mariscal Biron. Estas Vidas poseen un significado propio dentro de la obra completa de Brantóme, sobre todo por la exigencia de una nobleza espiritual y de un ejemplo que trae a la mente la antigua caballería y que hasta en las digresiones hace resaltar el sentimiento del autor. Son interesantes, por fin, los bosquejos biográficos de Fran­cisco I, de Enrique II, del príncipe de Condé, de Carlos IX y del duque de Guisa; Bran­tôme no se interesa casi nunca por la vida espiritual y por la comprensión política de sus personajes, ya que sólo se preocupa de seguirles en sus demostraciones de valor y de carácter.

C. Cordié