Táctica, Eneas

Tratado de arte militar del griego Eneas, llamado el Táctico (siglo II a. de C.). En este tratado, uno de los más interesantes en su género, se pone de manifiesto la profunda competencia de Eneas en el arte militar.

El autor, que fue capitán de los arcadios, da comienzo a su obra sometiendo a examen los sistemas más convenientes y eficaces para defender una ciudad sitiada por el enemigo, y sugiere un método, una verdadera clave de cifra, para unir las milicias sitiadas y las tropas que se encuentren fuera del cerco de los sitiadores. El autor se extiende después sobre las for­maciones de las tropas en contacto con el enemigo en el momento de entablar com­bate. Partidario del llamado «orden falan­gista», no se muestra por ello menos entu­siasta, de la novísima «táctica oblicua», que se impuso en aquel período y constituyó el modelo de todas las formaciones de batalla.

Examinando las decisiones que debe tomar el capitán en la inminencia del combate, llega a conclusiones personalísimas sobre la diligencia y perspicacia necesarias para aquello que hoy se llamaría «secreto mili­tar»; no sólo para evitar engaños y sorpre­sas, sino sobre todo para sorprender al enemigo de improviso, burlando su vigilancia. Prescribe, por ejemplo, que los men­sajes estén cosidos en los pliegues de los vestidos, o escondidos entre las suelas del calzado de los correos, o en los forros de las sillas de sus caballos. Estas detalladas reco­mendaciones y otras de índole logística con­fieren a la obra una singular importancia. Eneas inspiróse ampliamente en Jenofonte y en Tucídides, pero reuniendo en ordenada síntesis sus diversas indicaciones, dejó un compendio que había de ser una de las fuentes más autorizadas para los escritores militares posteriores.

G. Gherardini