Sobre la Esencia del Sabio, Johann Amadeus Fichte

[Ueber das Weseh des Gelehrten]. Lecciones dictadas por Johann Amadeus Fichte en 1805 y publicadas en el mismo año en Berlín, y que se relacionan con los Carac­teres fundamentales del tiempo presente (v.).

El docto es presentado como el alma de la humanidad, porque le corresponde la tarea de descubrir la verdad, condición del progreso moral, y de realizarla en el mun­do, ya por medio de la educación social, ya mediante la reforma de una constitución política destinada a ser siempre imperfecta. Su actividad propiamente científica se des­arrolla por la doble vía de la propagación de la ciencia mediante la educación de los doctos futuros, y de la producción creadora de ciencia. Como profesor, el sabio está obligado a ser claro y vivo, debe adaptarse a la diversidad de inteligencias, y variar indefinidamente la expresión.

Como escri­tor, por el contrario, no está obligado a la divulgación accesible, basada en el arte de la oratoria, sino que más bien ha de revelar sin reticencias su pensamiento en toda su profundidad y si es preciso en toda su oscuridad. Por otra parte, todo cuanto es nuevo y original, parece al prin­cipio oscuro. En tanto que el profesor trabaja para las exigencias de su época, el escritor lo hace para la eternidad. Precisa­mente para distinguir estas dos actividades, el sabio debe adquirir, con claridad muy superior a la de sus contemporáneos, la conciencia del estado actual de la ciencia y del significado de su desenvolvimiento.

Por tanto, esta obra constituye el prelu­dio a los Caracteres fundamentales del tiem­po presente, y caracteriza el último perío­do de la vida de Fichte, durante el cual sintió con singular urgencia la necesidad de dar a la especulación una finalidad práctica en el sentido más elevado de la palabra, como lo exigía precisamente la orientación general inmanente de su filo­sofía.

G. Alliney