Retratos Contemporáneos, Charles-Augustin de Sainte-Beuve

[Portraits contemporains]. Colección de sem­blanzas críticas de Charles-Augustin de Sainte-Beuve (1804-1869), publicada en 1846 y en una nueva edición, corregida y aumen­tada, en 1869-1871. Son testimonios críticos sobre los escritores contemporáneos.

Sainte- Beuve, que se considera embarcado en el mismo navío que sus coetáneos, declara asi­mismo, como si tratase de mostrar la abso­luta independencia de su temperamento, que no quiere ser clavado con una flecha de oro a la estatua de ningún ídolo. El exa­men de la obra de Lamennais y de Quinet, de Montalembert, de Barante y de Thiers indica también el interés del autor por las investigaciones cultas, estudios filosóficos y programas políticos. Pero el libro — siem­pre notable por la precisión y claridad de información, por la finura del análisis y la agudeza de juicio — es esencialmente lite­rario. Las páginas dedicadas a Musset, Bal­zac, Delavigne, Parny, alternan con escritos sobre Fauriel, Constant, Gautier, X. de Maistre, Tópffer y Mérimée; allí se en­cuentran también palabras de admiración y consideraciones agudas acerca de Leopardi.

Son muy interesantes, en particular, los estudios sobre obras de Hugo, Lamartine y George Sand. Muchas páginas aparecen sin embargo pálidas y descarnadas en com­paración con la densidad de Los lunes (v.); el mayor interés de estos Retratos reside en el carácter de interpretación que, por vez primera, se dio a la disposición espi­ritual y a los motivos artísticos de los tiempos de Sainte-Beuve. Y en la parte de­dicada a personajes hoy olvidados (como por ejemplo, Charles Magnin, Mlle. Bertin, J. V. Le Clerc) el autor acude a sutiles aproximaciones a los autores de primer or­den para explicar problemas literarios y si­tuaciones culturales. Estas páginas tienen asimismo una notable importancia como do­cumentos históricos y representan, en cier­tos aspectos, el único testimonio sobre obras hoy imposibles de encontrar.

C. Cordié

Sainte-Beuve nos ha legado maravillosas biografías de espíritus: nada más y nada menos. Su crítica, siempre realista, encierra un gran valor artístico, como expresión de caracteres en su individualidad, aunque adolecen de un escaso alcance científico, porque no encierran una ciencia del indi­viduo. (Lanson)

Incluso cuando es injusto con los hom­bres o cuando se equivoca al hablar de su valor, Sainte-Beuve se mantiene como un gran crítico. (Thibaudet)