Exhortaciones, Demócrito de Abdera

Obra filosófico moral debida, según testimonio de Dionisio, obispo de Alejandría, a Demócrito de Abdera (V-IV siglo a. de C.). La atri­bución a Demócrito de los fragmentos, que nos han llegado por medio de Estobeo y Dionisio, es bastante discutida; según algu­nos (H. Laue) casi parecen pertenecer a un libro de sentencias morales de cierto Demó­crito de Afidne (final del siglo IV a. de C.), por lo demás desconocido; según otros son sentencias extraídas de las obras morales de Demócrito, mezcladas con otras de di­ferentes autores.

Lo cierto es que una obra con el título de Exhortaciones no figura en el catálogo de las obras de Demócrito com­puesto por Trasilo, y que nos ha conser­vado Diógenes Laercio. Sea como fuere, esta obra contiene consejos morales como: «Abstente de las culpas, no por miedo sino porque se debe hacer» y «El que comete injusticia es más desgraciado que el que la padece». Según parece, también perte­nece a las exhortaciones el célebre frag­mento que encierra toda la ética de Demó­crito: «Los hombres han formado la ima­gen de la Fortuna como una justificación de su propia falta de voluntad. Raramente, en efecto, la Fortuna choca con la inteli­gencia, y la mayor parte de las veces, en la vida, la aguda mirada del hombre sabio es lo que gobierna».

G. Preti