Espejismo, Viktor Petrovic Kliusnikov

[Marevo]. Novela rusa pu­blicada en 1864. Es la historia de la crisis espiritual y política que se reproduce en el ánimo de una mujer, Inna, la cual pasa, tras una cruel y directa experiencia, del más vivo entusiasmo por el movimiento radical, a la más dolorosa y absoluta des­ilusión.

En substancia, se trata de un vio­lentísimo ataque al nihilismo teórico; en esto consiste sobre todo la importancia de la obra de Kliusnikov en la historia litera­ria rusa de la segunda mitad del sig. XIX. En los hombres que Inna creía «campeo­nes de la verdad, del bien y de la liber­tad» termina por reconocer solamente «ca­zadores de buenos empleos, que tratan de destrozarse mutuamente con salvaje avidez por el poder». Desilusionada del movimien­to radical ruso, la mujer pone sus espe­ranzas en la lucha de los polacos por la independencia, pero también esto la des­ilusiona; desaparecido por tanto el «espe­jismo» que ha ilusionado su vida, se siente perdida «sin deseo ninguno de vivir ni fe ninguna en el porvenir».

Ello es sin duda culpa de los hombres que halla a su paso, Vladimir Rusanov, personificación de la fuerza bruta y Vladislav Bronski (la fuer­za malvada), entre los cuales ella, «santa alma femenina», se pierde. La novela de amor se entrecruza con la social y política, porque, aun amando a Vladimir, Inna se deja atraer por los demoníacos propósitos de Vladislav; pero el segundo aspecto es ciertamente más importante que el primero para el autor, que militaba en el campo reaccionario. Y es por tanto lógico que fuese combatido por la crítica radical, es­pecialmente por Pisarev, que escribió con­tra él una violenta, pero sabrosa página polémica.

E. Lo Gatto