Elementos de Armonía, Aristoxeno de Taranto

Obra del autor, también llamado el «músico», el principal tratadista e historiador griego de los problemas musicales. Han llegado hasta nosotros los fragmentos de tres li­bros, quizá sacados de varias obras de Aristoxeno, fecundísimo escritor sobre asun­tos musicales, muy importante para el conocimiento de la teoría musical de la an­tigüedad griega. Después de algunos elemen­tos introductivos, encontramos en el tratado las definiciones de la tonalidad, de los intervales, del «melos» musical que es dis­tinto de los demás; trata después, de una manera más detallada, de los tres tipos de «melos» musical, diatónico, cromático, enarmónico; del tono y de la sucesión de Tos -tonos en la escala y de los intervales.

La escuela pitagórica, en la que al princi­pio se educó Aristoxeno, le enseñó a inter­pretar la música en relación con el mun­do y sus fenómenos; Aristóteles le enseñó el método empírico-científico, de manera que, junto con Teofrasto, es uno de los mayores cultivadores de ciencias particu­lares salido de la escuela peripatética. Es al mismo tiempo científico y filósofo y, en el estudio de la música, partiendo de la ob­servación* rigurosa de la experiencia, sabe llegar a conclusiones sintéticas; por ejem­plo, considera la música, cuyas leyes es­tudia, como una expresión del más amplio y complejo mundo de las armonías, sin perder nunca de vista el valor altamente educativo que los antiguos atribuían a este arte. También su estilo y su lengua, a pesar del tema abstruso y difícil de la obra, son siempre sencillos y exactos y se acercan a la concisión y a la claridad científica del lenguaje aristotélico.

C. Schick