El Antimaquiavelo, o Examen del «Príncipe» de Maquiavelo, Federico de Prusia

[L’Antimachiavel ou Examen du «Prince» de Machiavel]. Obra juvenil del príncipe Federico de Prusia, que luego fue rey con el nombre de Federico II el Grande (1712-1786). Escrita en francés en 1739 y enviada por el prín­cipe, que se dedicaba con mucha afición a estudios filosóficos y literarios, a Voltaire, fue corregida por éste y publicada en Lon­dres en 1741. La obra se propone ser una confutación, capítulo por capítulo, del Prín­cipe (v.) de Maquiavelo, que el autor no considera en su significado histórico y na­cional, sino como texto de política práctica, expresión de aquel «maquiavelismo» tan difundido entre los que reinaban en el si­glo XVIII. Su objección más substancial es que el Príncipe se desarrolla sin preguntarse el origen y la naturaleza del oficio de príncipe, esto es, sin una filosofía prelimi­nar del derecho y del Estado en la cual el arte político halle su significado espiri­tual.

El autor, entonces, desarrolla su teo­ría contractualista del Estado, repitiendo a Locke, pero con menos antihistoricismo, antes bien con una teoría genética, que re­cuerda una análoga de Vico. Ve el origen de la sociedad civil en la unión con el fin de recíproca defensa, no de individuos ais­lados, sino de grupos sociales familiares primitivos. El Estado tiene el cometido de procurar el bienestar y la defensa de los súbditos, y el príncipe es su primer magis­trado. Por este camino avanza su crítica al maquiavelismo,, aunque con una híbrida mezcolanza de consideraciones filosóficas y tiradas retórico-moralistas, en gran parte suprimidas o aligeradas por Voltaire. Con todo, la obra tiene el mérito de haber con­trapuesto al mero tecnicismo político del maquiavelismo una concepción más amplia y orgánica del problema político, la con­cepción que el siglo XVIII podía ofrecer a un hombre, como el príncipe Federico, do­tado de buena cultura, pero no genialmen­te filosófico.

G. Preti