Discursos pronunciados en el congreso de los diputados durante los períodos legislativos de 1876 y 1877, Emilio Castelar y Ripoll

Publicado en Barcelona en 1877, se recogen en este libro dos piezas oratorias del escritor y político republicano español. En el primero, con motivo de la discusión del mensaje de la Corona del 16 de marzo de 1876, el orador hace un elogio de Cá­novas como intelectual y afirma que la po­lítica española debe inspirarse en los prin­cipios de la revolución de septiembre de 1868, que destronó a Isabel II. Exalta la soberanía nacional, de la que dice que «fue instinto en 1808, sentimiento en 1820, no­ción en 1836, idea en 1854 y realidad viva y práctica en 1868». Sostiene que España es un «pueblo enamorado de lo imposible: el tipo español por excelencia es don Quijote y la religión nacional el quijotismo».

Afirma que la «política romántica de restauraciones imposibles nos conduce a la guerra porque nos conduce al antiguo absolutismo». En el segundo discurso, pronunciado los días 6 y 7 de abril de 1876 con motivo de la discusión del proyecto constitucional, de­fiende, en puros principios parlamentarios, el derecho de deliberación por parte de las minorías y clama contra «la tiranía del hecho de Sagunto, que aún no ha recibido ninguna legitimación». Defiende la tesis de que en la Historia perduran las conversio­nes en sentido progresivo y jamás las con­versiones en sentido negativo.

J. Reglá