Discursos de Giannotti

[Discorsi]. En­tre los estudios políticos del Renacimiento ocupan un lugar destacado los Discursos de Donato Giannotti (1492-1573): composi­ciones menores, y obritas, si no circunstan­ciales, inspiradas por lo menos en un tipo de ensayo rápido y preciso que hallará siempre gran acogida entre los polemistas y los literatos. Entre todos ellos el más co­nocido es el «Discurso sobre las cosas de Italia» [«Discorso sulle cose d’Italia»)] de 1535; dirigido al Papa Paulo III, y centrado en las condiciones de la península durante el conflicto entre Francisco I y Carlos V. Italia se había convertido en blanco de las ambiciones de ambos monarcas, pero si el rey francés se hallaba absolutamente dis­puesto a la guerra, el emperador no se sentía inducido a ella sino por necesidad.

Francisco I espera que los potentados ita­lianos «se indispongan» con Carlos V, pues­to que su interés tendía a liberarse de su opresión política; pero el momento no era el más apropiado para romper la paz por la guerra, ya que podría traer consigo una mayor opresión que les impediría mantenerse disfrutando de la tranquilidad de su trabajo, en espera de un futuro mejor. Si en este discurso Giannotti trata de partir del estudio de las constituciones y de las orde­nanzas italianas (v. República florentina) en favor de una idea menos atada a la técnica de los organismos estatales, otras páginas se orientan hacia una idea más polémica, como el «Discurso sobre la for­mación de un gobierno florentino» [«Dis­corso sopra il formare il governo di Firenze»], de 1527, en el que se discute cómo funciona la elección y cómo se dividen los nombramientos de la Señoría, y el «Dis­curso sobre la reorganización de la repú­blica de Siena» [«Discorso sopra il riordina- re la repubblica di Siena»], de 1552, que estudia el procedimiento para procurar la libertad de una ciudad que no ha gozado de un buen gobierno, con lo que se ha en­gendrado la tiranía, perdiendo la libertad.

En este último discurso el autor vuelve a examinar su doctrina que aspira a un go­bierno cauto en la discusión, seguro al de­liberar y rápido y enérgico en su actua­ción: una vez liberada Siena, es preciso reordenarla por completo. A los discursos se unen otras páginas secundarias, llenas de ideas y penetradas de un vigoroso patrio­tismo que trasciende las diversas conside­raciones históricas: la «Carta a Benedetto Varchi sobre la muerte y sobre las hazañas de Francesco Ferrucci» [«Lettera a Benedet­to Varchi sulla morte e sulle azioni di Fran­cesco Ferrucci»], la «Carta al gonfalonie­ro de justicia Niccoló Capponi» [«Lettera al gonfaloniere di giustizia Niccoló Cappo­ni»], dando consejos sobre el gobierno de la Señoría y las modalidades del consejo, y finalmente, el ensayo «Vida y hechos de Girolamo Savorgnano» [«Vita e azioni di Girolamo Savorgnano»], destacado capitán, audaz en los asedios y combates, muerto el año 1569 a los 63 años. En conjunto estas páginas explican algunos problemas par­ticulares de la teoría del Estado, poniendo de relieve los motivos estrictamenfé políti­cos o sentimentales de la tradición histo- riográfica florentina.

C. Cordié