Del divorcio, considerado en el siglo XIX en relación con el estado doméstico y el estado público de la sociedad, Louis-Gabriel Ambroise de Bonald

[Du divorc consideré au XIX siécle relativement a l’état domestique et á l’état publique de la société]. Tratado publicado en 1801. La obra ha gozado durante mucho tiempo de las simpatías de los críticos y de los legisladores. Fundada en concepciones simples y sanas, casi patriarcales, tiende —frente a la dudosa experiencia de las re­formas revolucionarias— a dejar sentir la santidad de la familia en la misma consti­tución de la sociedad, muestra el valor pú­blico y político de la indisolubilidad del matrimonio, tanto para los hijos como para la vida de los cónyuges, por recíprocos de­beres de naturaleza exquisitamente religio­sa y sobre todo, por el interés que tiene para la colectividad una posición sólida de relaciones éticas y jurídicas.

«Por el estado social de las mujeres se puede siempre de­terminar la naturaleza de las instituciones políticas de una sociedad», afirma el escri­tor. Se puede aceptar el elogio que el pro­pio Sainte-Beuve hace del tratado: «una noble y buena acción, cuyos frutos subsis­ten todavía». Lástima que las excelentes ra­zones del escritor aparezcan con tanta fre­cuencia mezcladas en la obra con conside­raciones abstrusas y rígidas, debidas a su misma incorregible sistematicidad en todo cuanto se refería a la polémica.

C. Cordié