De las disciplinas, Juan Luis Vives

[De disciplinis]. Es la obra pedagógica más extensa y pro­funda del autor, que vio la luz en Amberes en 1531;. la de­dicatoria al rey Juan III de Portugal, está fechada en Brujas en julio de dicho año.de obras varias. En las Opera omnia, edi­tadas por Mayans (Valencia, 1782-90, en 8 tomos), ocupa casi en totalidad el to­mo VI. Recientemente, ha sido vertido al castellano por Lorenzo Riber (J. L. Vives, Obras completas, Madrid, Aguilar, 1948; tomo II, págs. 337-687).

Tras un breve prefacio, el autor acomete el asunto en dos partes. En la primera —« De causis corruptarum artium»—, de carácter crítico, Vives traza un cuadro impresionan­te de la decadencia de los conocimientos en su época, que atribuye substancialmente al abandono y corrupción de la cultura clásica a lo largo de la Edad Media; entre las ma­nifestaciones de decadencia registra la so­berbia intelectual, la ignorancia de la dia­léctica y de las humanidades en general, el extravío y depuración de los libros an­tiguos, el abuso de las disputas escolásticas y el excesivo número de comentaristas.

En la segunda parte —«De tradendis disciplinis»—, de carácter constructivo, desarrolla el ideal de reforma de los estudios descen­diendo a toda clase de pormenores acerca del emplazamiento de las escuelas, la elec­ción y salario de los maestros y el recluta­miento de los escolares, en quienes subraya la variedad de los ingenios. En ambas partes examina, una a una, las distintas artes o disciplinas por este orden: Gramática (con inclusión de la Poesía y de la Historia), Dialéctica, Retórica, Física (incluida la Fi­losofía Primera), Medicina, Matemáticas, Filosofía Moral y Jurisprudencia.

En el es­tudio de materias tan diversas, así como en la información y juicio acerca de los autores antiguos y modernos que escribie­ron sobre ellas, Vives demuestra una eru­dición vastísima. Son notables los capítulos dedicados al aprendizaje de la lengua ver­nácula y a la enseñanza de las lenguas cultas (latín, griego y hebreo). Para coro­namiento de la obra, Vives describe en pin­tura magnífica la «Vida y costumbres del humanista», o sea, el ideal del hombre de letras del Renacimiento. La obra entera es el máximo exponente del ideario pedagógi­co de la época. Con arreglo al modelo dibu­jado por Vives, el rey Juan III fundó la Universidad de Coimbra, que gozó de gran esplendor en los siglos XVI y XVII. El De disciplinis fue reimpreso en varias ocasiones como obra suelta o incluida en colecciones.

J. Carreras Artau