Compendio de Filosofía Moral, Philipp Melanchton

[Epitome philosophiae moralis]. Obra de Philipp Melanchton (1497-1560), publicada en el año 1538. También en el momento más vivo de su polémica con Erasmo acerca de si el albedrío es libre o no, Lutero había sostenido que la voluntad humana es libre de seguir los dictados de la razón «en las co­sas naturales» y de ejercitarse en las virtu­des «civiles», si bien éstas no tenían para él una relación necesaria con la economía de la gracia y de la salvación. El campo de las virtudes naturales es el espacio reservado por los teólogos de la Reforma para la ética racional y científica, distinta de la doctrina de la vida cristiana o ética teológica. A ella va dedicado el famoso compendio de Me­lanchton, que fue durante dos siglos el ma­nual moral de las escuelas alemanas. La ética natural de Melanchton es la aristotélico estoica en su interpretación ciceroniana y patrística.

Su fundamento es la «luz na­tural» de la razón, puesta por Dios en todo hombre como fuente de conocimiento, in­mediato y universal, del bien. Pero como la luz natural queda turbada (no destruida) por el pecado, Dios la reaviva mediante la promulgación del Decálogo, que no es otra cosa sino la expresión de la ley natural. La identificación del Decálogo con la ley na­tural, ya realizada por la ética medieval, es el fundamento de la ética racional de la Re­forma y el lazo de unión de la ética con la teología. Por esta identificación, que existe ya en Lutero, pero que su discípulo ha des­arrollado sistemáticamente, Melanchton pue­de ser considerado, entre los protestantes, como el primer teórico del derecho natural.

G. Miegge