Compendio de Derecho Penal, Karl Binding

[Grundriss des gemeinen deutschen Strafrechts]. Obra de Karl Binding (1841-1920), publicada en 1879. Consta de un prefacio, de una introducción y de cuatro partes en que se desarrolla únicamente un tratado ge­neral del derecho penal. El prefacio es de elevado interés especulativo; en él combate el autor las teorías de la escuela positiva, con ironía mordaz que hiere siempre en lo vivo. Para él se equivocan todos aquellos y, sobre todo, los seguidores de la escuela positiva, que quieren buscar el fundamento del derecho penal fuera de él. La sociología, la ciencia, la antropología, no deben tener que ver nada con el derecho, y sobre todo, no pueden constituir la unidad de medida a la que éste debe ordenarse. El punto de vista del autor, si bien no se encuentra condensado en un determinado pasaje, ondula como motivo dominante y centro ideal de toda la obra. Y es de importancia capital para la disciplina a que se aplica, porque señala un paso decisivo hacia la concepción de la absoluta «estatualidad» del derecho penal, en que se basa la especulación de nuestros días.

El derecho penal emana del Estado y a él se dirige. El derecho de cas­tigar es al mismo tiempo deber por parte del Estado. El mandato o la prohibición que el reo viola no es el derecho penal, sino la norma general del derecho positivo, ante­cedente a la norma penal, cuya función sólo consiste en acudir a los órganos del Estado señalándoles la especie de sanciones que de­ben infligir. En tal sentido se perfila un concepto unitario de «delito» que com­prende ya el civil, ya el penal, y entre los cuales no subsiste una sustancial diferencia. La distinción la hace el Estado, cuando opi­na que ha de aplicar una sanción penal con preferencia a otra, a una determinada viola­ción de la ley. De estas premisas sobreen­tendidas e implícitas, pero que de cuando en cuando afloran en los tratados de cuestio­nes particulares, el autor deduce todo el sistema penal, orgánica y lógicamente des­arrollado. La obra de Binding es de capital importancia e influyó, no poco en los des­envolvimientos del pensamiento jurídico mo­derno; las más avanzadas doctrinas contem­poráneas, en Italia y en alemania, han he­cho suyo su punto de vista estrictamente estatal, aunque hayan hecho algunas reser­vas acerca de la distinción entre normas ge­nerales del derecho positivo y normas pe­nales de carácter sancionador. Trad. italia­na con prefacio y notas de Adelmo Borettini (Roma, 1927).

A. Répaci