Agricultura de Catón

[De agricultura]. Formaba tal vez parte de la enciclo­pedia con que Marco Porcio Catón (234-149 a. de C.), lleno de desdén contra la peda­gogía griega, se proponía instruir a su hijo. La enciclopedia constaba de los preceptos y mandamientos concernientes a la agricul­tura, la medicina, el arte oratoria, el arte militar, abundando en fórmulas y senten­cias morales. Sólo ha sobrevivido este tra­tado de agricultura, manual del perfecto granjero. Se adivina en él al viejo censor que quiere guiar a su hijo, deseoso de em­plear capitales en negocios agrícolas. Le ad­vierte y aconseja acerca de la ordenación de la propiedad agrícola y de la casa, acer­ca de los trabajos agrícolas en las diferen­tes estaciones, el mantenimiento de los ani­males y de las plantas; la manipulación de los vinos y el aceite; las fórmulas de los ensalmos; las recetas culinarias; las ora­ciones para los sacrificios campestres; los contratos legales. El tratado que ha sobre­vivido es sin duda un compendio del libro original. Obra árida y campesina, escrita en un lenguaje lleno de fórmulas, conside­ra el campo solamente en su aspecto lucra­tivo. Estilo duro y pobre, y tono imperati­vo son las características formales de este libro que abre la vasta y copiosa litera­tura agrícola romana.

F. Della Corte