Las Aventuras de Sofía, Paul Claudel

[Les aven­tures de Sophie]. Libro en prosa de Paul Claudel (1868-1955), publicado en 1937. La inspiración de la obra arranca de la fulgu­rante conversión del poeta ocurrida en 1886, y de su retorno al catolicismo; por eso su interés radica en la profunda conciencia de un hombre de fe que busca en el estudio de los libros sagrados (en la Biblia espe­cialmente) la solución de los problemas es­pirituales que agitan a su tiempo. El méri­to de esta interpretación suya proviene de la aplicación de las viejas y eternas ense­ñanzas bíblicas a las exigencias de nuestra psicología, de nuestra sensibilidad, y de nuestro problema de vida, en sus múltiples aspectos individuales y sociales. Sólo el Claudel místico, poeta, filósofo y creyente podía emprender una tarea tan compleja sin perder por ello el contacto con la exégesis tradicional, y sin traspasar nunca la sutil medida, compendio de doctrina y de inspiración, más allá de la cual se cae en lo arbitrario. Los tres primeros fragmentos de este libro — «Judit», «El libro de Ester» y «El libro de Tobías» — son particular­mente importantes, porque el arte del poe­ta, al dar vida a las legendarias figuras y a los lejanísimos acontecimientos, es análogo a la profunda intuición del creyente al en­tender a fondo las imperecederas enseñan­zas espirituales. Sigue una interpretación de los «diez mandamientos», con notorias re­ferencias al problema artístico, a las for­mas heréticas de muchas doctrinas moder­nas (y aquí sorprendemos alguna vez al poeta en una libertad de interpretación ver­daderamente personal). Siguen dos refina­dos comentarios a los Salmos XXVIII y CXLVIII, que revelan la profundidad de su doctrina religiosa y la sutileza de su in­teligencia, creadora siempre de nuevas com­paraciones y relaciones; mientras en los dos discursos que cierran el libro, Claudel es orador: ágil, completo y aristocrático cin­celador de imágenes y de conceptos.

V. Lupo