De la Propiedad, Louis Adolphe Thiers

[De la propriété]. Obra doctrinal en cuatro libros de Louis Adolphe Thiers (1797-1877), publicada en 1849 y dirigida a defender la propiedad con­tra las teorías comunistas y socialistas que perturbaban la Francia de su tiempo. Según Thiers, las verdades más axiomáticas sobre las que está fundamentada la sociedad hu­mana, están puestas en duda por algunos sectarios peligrosos.

Es necesario, pues, re­montarse a los orígenes, y demostrar el fundamento histórico y moral del derecho de propiedad. Gracias a sus diferentes fa­cultades, el hombre saca de su trabajo ri­quezas diversas; de la natural desigualdad de las facultades intelectuales y morales deriva la desigualdad de los bienes, tam­bién ella natural y fatal. La propiedad ha de poder transmitirse por herencia o por donación; de otro modo no existe plena­mente. El mismo trabajo señala la necesidad de la propiedad; por eso el comunismo, al proclamar el derecho al trabajo, acaba por ser una demostración, por reducción al ab­surdo, del derecho de propiedad. El comu­nismo es, además, la negación absoluta de la libertad, por su carácter mecánico y mate­rialista y por la disolución de la familia en una especie de paradójica vida monástica de un nuevo tipo.

Igualmente el socialismo, con la estatificación de las industrias y los ban­cos, limita demasiado la actividad privada, única fuente de energía del pensamiento y de la producción económica. Finalmente ambos sistemas, elaborados sobre una idea puramente industrial de la civilización, no tienen en cuenta las exigencias tradicionales y eternas del trabajo agrícola.-No hay que negar los peligros de una excesiva desigual­dad en el reparto de las riquezas; pero el único remedio efectivo consiste en una pro­funda reforma en el reparto de los impues­tos. Bastante débil en su fundamento teó­rico, aunque realista y con frecuencia aguda en los detalles, la obra de Thiers tiene hoy un valor sobre todo histórico y documental, por cuanto representa con extraordinaria precisión un retrato casi perfecto de la mentalidad de la media y alta burguesía fran­cesa que se afirma en la Tercera República; típicamente liberal y reformista, no exenta de audacia en la práctica, pero basada en un fondo inquebrantable de conservación de principios teóricos demasiado sumarios y antihistóricos.

C. Cordié