Cartas a los Protestantes, Paolo Sarpi

[Let­tere ai protestanti]. Con este título se de­signan las cartas de Paolo, originariamente Pietro, Sarpi (1552-1623), a varios protes­tantes, publicadas muchas veces en colec­ciones parciales o incorrectas y no editadas críticamente hasta 1931, al cuidado de Duilio Burnelli. La figura del gran consultor de la República Véneta queda en esta co­lección perfectamente iluminada en cuanto a los problemas de la religión entendida en sí y por sí, y en sus relaciones con el Es­tado; como no se atrevía a manifestar su pensamiento a sus amigos católicos, aunque fuesen realistas o galicanos, Sarpi podía desahogarse con mayor holgura con los pro­testantes, generalmente franceses y hugo­notes. Son importantes las 115 cartas al pa­tricio Jéróme Groslot de l’Isle, conocido en Venecia durante el Interdicto, y correspon­sal suyo desde 1607 a 1613, y ocasionalmen­te hasta 1618; las dirigidas al hugonote ita­liano Francesco Castrino (que continuó los informes de l’Isle a partir de 1608), en nú­mero de 52; y las 45 a los alemanes Christoph (1583-1637) y Achatius von Dona (1581- 1647), que intentaron diplomáticamente en Venecia la reforma evangélica y la alianza con los principes protestantes de alemania.

Ocupan un lugar especial las 10 cartas a Philippe Duplessis-Mornay (1549-1623), go­bernador de Saumur y consejero de Enri­que IV; el famoso «papa de los hugonotes» durante el Interdicto había enviado a Ve- necia al pastor italo-ginebrino Giovanni Diódati y al patricio francés David Liques. Siguen dos cartas a Isaac Casaubon (1559- 1614), erudito calvinista, y una a Daniel Heinsius (1580-1661), dedicado a estudios li­terarios y religiosos, y en apéndice algu­nas cartas en latín y en francés de Duplessis-Mornay a Sarpi, desde 1608 a 1612. Las cartas del servita veneciano son lúcidas por su interés de estadista y jurista hacia los acontecimientos contemporáneos; es vi­vísima su comprensión de la vida política de Italia y de Europa, y de los diversos problemas que suscita la cuestión religiosa en sus repercusiones políticas. Son notables entre sus teorías las de la interioridad de la fe, de su independencia del Estado, y al mismo tiempo de la libertad de éste ante la ingerencia religiosa; en acre lucha con los jesuitas Sarpi da a entender asimismo a los hugonotes la necesidad de acceder a una mutua tolerancia más allá de todo con­flicto de secta. Esta colección es también interesante por los testimonios que ofrece acerca de la vida del autor, la composición de sus obras y el atentado de que fue víctima.

C. Cordié