Tío Vania, A. Chéjov

Comedia en 4 actos

Durante años Iván Petróvich (tío Vania) ha administra­do con escrúpulo y abnegación la finca de su sobrina Sonia, entregándole las rentas a su cuñado, el profesor Serebriákov, viudo de su hermana y padre de Sonia. La gris existencia de Vania y de Sonia, en la cual su única amis­tad es la del médico Astrov, a quien Sonia ama sin espe­ranza, se ve consumida enteramente en la devoción al profesor, al que creen un genio.

Pero la convivencia con Serebriákov, que junto con su segunda mujer, Elena, se establece con su hija y su cuñado, destruye estas ilusio­nes. El buen tío Vania, ante la revelación de que el ilus­tre profesor no es más que un ser mediocre y descarada­mente ingrato, parece rebelarse y en un momento de ira llega a dispararle, aunque sin acertarlo. Pero ni siquiera este gesto extremo cambiará el destino de Vania y de So­nia, los cuales reanudarán su resignada y sumisa vida sin dejar de enviar nunca las rentas de la finca al profesor, que ha vuelto a la ciudad con la mujer.