El Examen De Maridos, Juan Ruiz de Alarcón

Comedia en tres actos y en verso publicada en 1632. Inés, para conformarse a la voluntad de su padre —y en parte también para mantenerse fiel al tipo de feminidad que en­cuentra su modelo en La vengadora de las mujeres (v.) de Lope de Vega—, resuelve, antes de casarse, hacer pasar .por una serie de pruebas severas a sus pretendientes; pero antes de que empiece el examen ma­trimonial, se enamora de uno de los con­cursantes, don Fadrique, y las pruebas se­rían superfluas si otro pretendiente, Car­los, no lanzase afirmaciones calumniosas contra el rival afortunado. Presa de su or­gullo, Inés inicia las pruebas, que son gana­das por Carlos.

Pero éste no aspiraba a convertirse en el marido de Inés y sólo había intervenido en el concurso matrimo­nial porque había creído que Blanca, de quien está enamorado, había cedido a los galanteos de don Fadrique; de ahí la re­presalia celosa y las calumnias. Aclaradas las confusiones, las parejas se arreglan si­guiendo el orden natural. La comedia tiene probablemente su fuente en un cuento ita­liano que debió ser el mismo en que Sha­kespeare, cruzándolo con otra novela tam­bién italiana, se basó para la intriga amo­rosa del Mercader de Venecia (v.); El examen de maridos es, pues, un Mercader de Venecia sin Shylock (v.) y con una Porcia (v.) que ofrece cierto paralelismo con Inés, pero no carece de brío ni de recursos teatrales.

A. R. Ferrarin