Versos de Circunstancias, Stéphane Mallarmé

[Vers de circonstance]. Bajo este título apareció, en 1920, en las ediciones de la «Nouvelle Revue Française», un volumen en el que habían sido reunidos, los versos familiares de Stéphane Mallarmé (1842-1898). Muchos textos inéditos fueron añadidos posteriormente en la edición de las obras completas del poeta (N. R. F., 1945). La obra está dividida en varias partes: «Las vacaciones del Correo» [«Les loisirs de la Poste»], «Abanicos» [«Éventails»], «Ofrendas a varios, del Fau­no» [«Offrandes à divers du Faune»], «Ob­sequios de frutas heladas en Año Nuevo» [«Dons de fruits glacés au Nouvel An»], «Huevos de Pascua» [«Oeufs de Pâques»], «Fiestas y aniversarios» [«Fêtes et anniver­saires»], «Álbumes», «Dedicatorias, autógra­fos, envíos diversos» [«Dédicaces-autographes-envois divers»], «Teatro de Valvins» [«Théâtre de Valvins»]. «Las vacaciones del Correo» comprenden ciento treinta y una cuartetas enviadas por el autor a sus ami­gos, escritores, pintores, músicos, médicos, editores, compuestas todas y cada una de ellas con una gracia y una fantasía incom­parables.

He aquí un ejemplo: «Villa de las Artes, junto a la Avenida/De Clichy, pinta Monsieur Renoir/Quien ante unos hombros desnudos/Deja de usar el color negro» [«Villa des Arts, près l’Avenue/De Clichy, peint Monsieur Renoir / Qui devant une épaule nue/Broie autre chose que du noir»]. Mallarmé afirma que la idea de poner en verso las direcciones de sus amigos vino «a causa de una relación evidente entre el formato de los> sobres y la disposición de una cuarteta». Concedía harto valor a esa diversión, a la que él se entregaba por un sentimiento estético. En las aproximadamen­te trescientas cuartetas y dísicos, los sone­tos y los rondeles que constituyen las otras partes del libro, el poeta parece no haber tenido otra intención que la de trazar un retrato y sugerir una emoción, suscitar un recuerdo, celebrar la intimidad de una fiesta familiar, divertir a sus destinatarios, sirviéndose de las palabras como de objetos a inventar o reproducir por el puro placer del espíritu.

Estos versos, de circunstancias, si bien no tienen un interés literario tan profundo como otras obras del poeta (v. Poesías de Mallarmé), muestran sin embargo aquella maestría y aquella seguridad de lenguaje con que Mallarmé llegó a tratar los temas más triviales y a darles un raro valor poético. En él, belleza y perfección se confunden en un mismo acto de creación.