Ricardo III, W. Shakespeare

Tragedia en 5 actos, en verso y en prosa

El tan ambicioso y hábil cuanto despiadado hermano del rey Eduardo IV, Ricar­do duque de Gloucester, aspira a la corona. Hace asesi­nar a su hermano mayor, el duque de Clarence, y con­trae matrimonio con Ana, la viuda del príncipe de Ga­les, luego de un cortejamiento iniciado ya mientras Ana seguía al féretro de su marido a su tumba. Tras la muer­te del rey, se convierte en protector y regente del reino, en espera de que su hijo y sucesor de Eduardo IV llegue a su mayoría de edad.

Sin embargo, muy pronto ordena encerrar al muchacho y a su hermano, el duque de York, en la Torre de Londres. A fuerza de eliminar todo tipo de obstáculos, entre ellos a los pares del reino que le son hostiles, Ricardo obtiene finalmente el trono y, sin la me­nor tardanza, manda asesinar a los hijos de Eduardo. Una vez ha repudiado a Ana, proyecta casarse con su so­brina Isabel; pero es entonces cuando el duque de Buckingham se rebela y se alía con el conde de Richmond, que está dispuesto a presentar batalla al usurpador. Buckingham es capturado y ajusticiado; sin embargo, en la batalla de Bosworth el conde de Richmond derrota a Ri­cardo, que cae combatiendo.