Remontando el Arges, Ion Pillat

[Pe Arges in sus]. Publicada en 1923, es la colección más representativa del poeta rumano Ion Pillat (1891-1943), que partiendo de una imita­ción simbolista y parnasiana, supo encon­trar una poesía rica en profundas vibra­ciones espirituales sobre temas líricamente universales.

Como Guido Gozzano en sus Coloquios (v.), Pillat, en la casa patriarcal y solitaria de sus antepasados, trata de ha­cer revivir una época y una generación evo­cando el leve perfil con crinolina de la abuela en sus tiempos jóvenes, a la que el abuelo, en las noches de luna, recita poesías románticas. La figura del abuelo domina es­tos versos, tomando consistencia material y espiritual de ‘todas las pequeñas cosas que le rodearon, y la nostalgia del pasado ad­quiere en el poeta un tono elegiaco cuando llora la infancia perdida. El perfume del tiempo antiguo se materializa en la repre­sentación .casi sensual de las flores que cubren la vieja casa, pendiendo a modo de guirnaldas de los tejados y de la galería, y de las frutas que llenan con sus colores olorosos las vastas estancias. No obstante, la evocación del pasado (y éste es uno de los temas fundamentales de la poesía de Pillat) anula en él la noción del tiempo, sustituyéndola por la continuidad eterna de los seres.

De la misma manera que en los rubios cabellos de su hijo, mientras escribe, se encuentra a sí mismo, también se ve a sí mismo junto a su amada al evocar al abuelo que espera en la terraza el coche que debe conducir a su prometida. La con­tinuidad de los seres fundamentalmente iguales, a pesar de sus aparentes metamor­fosis sucesivas, se completa con la fusión de todo lo que es vida en una especie de panteísmo cósmico. Con absoluto dominio de la lengua y de la técnica del color, el poeta ha sabido expresar con una sencillez cristalina, en estos versos, sentimientos y sensaciones de claridad armoniosa y clási­ca, dando una nueva orientación a la poesía tradicionalista local.

G. Lupi