Primero la Música y Después la Letra, Giambattista Casti

[Prima la música e poi la parole]. Melodrama jocoso en un acto de Giambattista Casti (1724-1804), representado en Schoenbrunn en 1786 con música de Salieri.

Un maestro de capilla y un poeta de corte se pelean porque el señor Conde, su dueño, debe dar una fiesta y exige que en un mo­mento se componga un drama para repre­sentar y cantar delante de los invitados. El maestro de capilla, a los requerimientos del poeta, contesta que la música está ya pre­parada (una vieja composición hallada en­tre sus innumerables manuscritos); se trata ahora de hallar la letra que se le adapte, porque «mi música tiene esto de bueno, puede adaptarse a todo magníficamente».

A las dificultades del nacimiento de la obra en tan extrañas condiciones, se añaden las de la ejecución: el Conde ha recomendado al maestro una «famosa e insigne virtuosa», mientras un príncipe protector del poeta quisiera en esta ocasión presentar al público «una muchacha muy buena en género bufo». Al final todo se arregla: el poeta logra en­contrar la letra adecuada para la música y los deseos de los dos protectores y dueños son satisfechos gracias a un ingenioso arre­glo. La «virtuosa» tendrá la parte trágica y cantará las arias, en tanto que la «muchacha» exhibirá su virtuosismo en una parte cómica introducida para animar el argumento, demasiado sensiblero. La obra, en su intención, podría ser una tentativa de sátira del melodrama entonces impe­rante; en realidad, es un pequeña farsa, diluida en versos insignificantes que no se comprende cómo pudo divertir a nadie en ningún tiempo.

L. Cappelli