Primavera de Amor, Friedrich Rückert

[Liebesfrühling]. Colección de poesías del alemán Friedrich Rückert (1788-1866), publicadas esporádica­mente en 1822-24 y reunidas en 1834.

En esta primera edición la colección aparece casi completa, dividida en cinco grupos, que se titulan: «Despertar», «Separación», «Alejamiento», «Reconquista», «Unión». En cerca de trescientos sonetos el poeta pre­senta el amor en sus estados particulares, visto a través de los sentimientos del amado y de la amada. Mientras ella siente que todos los placeres anteriores son sólo una sombra en comparación con la alegría que llena ahora su corazón, el amante encuen­tra su dulce imagen en todas las cosas; ha sido ella quien le ha revelado los secretos de la vida; con ella todos sus sueños se han realizado.

A través de un fluctuar de placeres y dolores, separaciones y encuen­tros, nostalgias y estremecimientos, la unión de los amantes termina al fin en Dios. Primavera de amor debe su origen al largo cortejo del poeta con la que después se convirtió en su esposa, Anna Luise Wiethans. Mientras en otras obras Rückert se revela como poeta exclusivamente didác­tico, en ésta es un poeta sinceramente con­movido. Inagotable en la variedad de la forma poética, extremadamente hábil al re­novar posiciones sentimentales ya viejas, rico en tonos variados para la expresión de sentimientos, ya tiernos, ya ardientes, ya deliciosamente serenos o llenos de reflexiva solemnidad, Rückert no consigue, sin embargo, dar verdadera unidad a su obra, por la enorme desigualdad de valor en las poesías.

Discípulo de Goethe, como se revela en ciertas actitudes y entonaciones, por ejemplo en la canción, que se ha hecho famosa gracias a la música de Schumann: «¡Oh corazón mío, alma mía!» [«Du meine Seele, Du meins Herz»], que recuerda una poesía del Diván occidental-oriental (v.), Rückert no consigue siempre disimular la forma esquemática ni el esfuerzo de la búsqueda lingüística; raramente alcanza la poesía propiamente dicha. Las mejores composiciones de la colección, como «Llegó a través de la lluvia y la tempestad» [«Er ist gekommen in Sturm und Regen»] y algunas imitaciones de canciones populares como «¡Oh dulce madre, no puedo hilar!» [«O süse Müter ich kann nicht spinnen»], habrían pasado a la posteridad aunque no hubiesen sido puestas en música por compositores famosos como R. Schumann y tantos otros.

A. Feldestein