Porgy And Bess, George Gershwin

Ópera en tres actos del compositor George Gershwin (1898- 1937), según libreto de Du Bose Hegward. En esta obra, interpretada por negros ame­ricanos de Nueva Orleans, Gershwin recu­rre al folklore negro, mezclando los ritmos del jazz, las nostálgicas melodías de los blues y armonías tomadas de Debussy, Stravinski, Musorgskij e incluso de Gustave Charpentier.

La acción se desenvuelve en uno de esos pueblos que deben existir por los alrededores de Charleston. Los dramáti­cos amores de Porgy y de Bess flotan sobre un agitado mar de vida, siendo quizás el principal personaje de la obra esa multitud que se siente latir tras los cerrados posti­gos de las casuchas y que repetidamente irrumpe a lo largo de la representación, indiferente, en apariencia, a la acción. Gershwin ha pretendido captar ese conglomerado de inocencia, sensualidad, gracia y miedo que se mezcla eternamente en el alma de los negros. Siempre está a punto de surgir la orgía o estallar la violencia, aunque en la mayoría de las ocasiones se resuelva todo en una desenvuelta pirueta. Primer acto: Un arrabal de Charleston, en una hermosa tarde de estío.

Bess aparece seguida de su amigo Crown, un marino cor­pulento y borracho. Sportin Life, nego­ciante en drogas, observa a la. linda mu­chacha, que Porgy, un lisiado, devora con los ojos. En el curso de una escena poste­rior, Crown asesina a un rival, huye y Bess busca refugio en Porgy. Se celebran los funerales de la víctima, con los cantos rituales y la llegada de un policía blanco, que arresta a un inocente. Algunas sema­nas después, Bess ha decidido permanecer al lado de Porgy, a pesar de Sportin Life, que la tienta con sus drogas y las promesas de una existencia fastuosa en Harlem.

Bess le escucha indiferente y, a instancias de su nuevo esposo, parte con sus amigos a una excursión campestre. Segundo acto: Sportin Life trata de que la excursión derive en orgía. Bess baila con ritmo desenfrenado; y, súbitamente, cuando llega el momento de partir, surge Crown, que rapta a Bess, adentrándose con ella en la espesura del bosque. Una semana después, reaparece Bess delirante en casa de Porgy. Éste cree volverse loco, pero finalmente, el médico salva a la muchacha, que teme el retorno de Crown. En efecto, estalla una tormenta y, con las ráfagas del viento, surge Crown amenazador; por fortuna un barco está a punto de naufragar y el marino debe partir en su socorro. Tercer acto: Crown ha pe­netrado en la casa de Porgy, pero éste, más listo que su adversario, lo mata de una cuchillada, y la policía se lo lleva para interrogarle.

Durante la ausencia de Porgy, Sportin Life persuade a Bess de que su esposo ha sido condenado a cadena perpetua y la joven, desesperada, sigue al seduc­tor. Pero ocho días después, Porgy vuelve a su casa. Le explican la fuga de Bess, y Porgy, impasible, parte para emprender un lejano viaje en busca de su amada. La -or­questación de la partitura es bastante su­maria; se trata de música de atmósfera, de film, más que de una música de ópera tradicional. No obstante, Gershwin cuida extra­ordinariamente los coros y algunos, espe­cialmente, el de los marinos, los compone con un estilo que recuerda a Musorgskij.

La «nana» del primer acto, los «negro-spiritual» fúnebres, los recitados que tienden insen­siblemente un puente entre la charla y el canto, introducen en el teatro lírico nuevos elementos que nadie hasta este momento había recogido. El jazz apenas había tenido influencia en la música clásica y Gershwin da el primer paso, sin que hasta ahora haya surgido ningún heredero suyo. El estreno de Porgy and Bess tuvo lugar el 30 de sep­tiembre de 1935, en Boston.