Poesías, Pedro de Quirós

La edición más com­pleta de las poesías de Pedro de Quirós (fines del siglo XVI-hacia 1670) se debe a Menéndez Pelayo y fue publicada en Se­villa en 1887.

Es un poeta que vivió plena­mente las tendencias del siglo XVII y se inclinó preferentemente por el conceptis­mo. Su versificación es limpia y fácil y su actitud, siempre correcta entre tanta vio­lencia y polémica como en su siglo hubo, se mantuvo siempre en un tono jovial y alegre, y no llegó casi nunca a sobrepasar los límites de la broma y la burla cuando se enfrentó con la poesía de tono festivo: «A Cintia lastimada de unos mosquitos» es un buen ejemplo de ello. Los dos poemas más interesantes de su colección son el que empieza «Itálica, ¿dó estás? ¡Tu lozanía/ren­dida yace al golpe de los años!», y un ma­drigal amoroso en el que aparecen cons­trucciones de tipo claramente conceptista.

El primero de ellos es un soneto que ha adquirido justa fama entre los muchos y graciosos debidos a su pluma; el segundo forma parte de la colección de madrigales, canciones y demás composiciones de deli­cado matiz que le caracterizan como uno de los más amables poetas de su época. Tra­dujo también seis himnos eclesiásticos y, entre otras composiciones de tema religioso, tiene una afortunada égloga, «Al nacimiento de Cristo». El empleo de antítesis y con­traposiciones paralelas fue uno de sus re­cursos preferidos y llegó incluso a hacer uso de ellas en cuanto a los temas dentro de una misma composición, como en el caso del delicado soneto «A un ciprés junto a un almendro».

A. Pacheco