Poesías, José Eusebio Caro

El poeta colombiano José Eusebio Caro (1817-1853) desarrolló su actividad en muchas direcciones, logrando conciliar las facultades de poeta lírico con las de matemático, las de filósofo con las de periodista y las de parlamentario con las de militar.

El contenido de su poesía posee el vigor sentimental y el sentido de la fe y de la vida de los románticos, pero en la forma permanece, por su lírica conceptuosa y su expresión oratoria, vinculado a los clásicos. Su estilo poético se formó en la lectura de los escritores españoles, los clá­sicos franceses e italianos y sobre todo los románticos ingleses y franceses. Los temas de sus composiciones están íntimamente re­lacionados con su vida, y aun los más im­personales suenan con acentos de personal emoción; los más importantes son: el amor vehemente, el afecto conyugal, la familia, el entusiasmo patriótico, el ideal liberal y el sentimiento religioso.

Desde el poema Lara o los Bucaneros, a las composiciones más musicales (Mi juventud, El ciprés), a las de asunto familiar (Bendición nupcial, A su primogénito), hasta sus odas patrió­ticas y políticas (En boca del último Inca, La libertad y el socialismo) aparece una fantasía llena de ímpetu y vigor, aunque en algunos casos excesivamente declama­toria. Su poesía, en la que siempre está el propio autor como centro, refleja en bas­tantes momentos, su condición de desterra­do, de proscrito político. Buscó ritmos nue­vos combinando las formas latinas clásicas, sobre todo el hexámetro, con los metros modernos, prenunciando las posteriores in­novaciones de Rubén Darío. De José Euse­bio Caro afirmó don Marcelino Menéndez Pelayo, que era el colombiano que más se acercaba al genio.