Poemas Breves, Robert Bridges

[Shorter Poems]. Poesías del escritor inglés Robert Bridges (1844-1930), publicadas en 1894. El poeta reúne en este volumen lo mejor de su obra hasta la fecha; todavía hoy es en esas páginas donde ha de buscarse la inspiración más fresca de Bridges, médico y literato, «poeta laureado» en 1913, a la muerte de Alfred Austin.

Tradicionalista, de sólida cultura clásica, enamorado de los poetas griegos, cuyos metros se esfuerza en imitar, insistiendo sobre tentativas rea­lizadas anteriormente por otros, Bridges consigue en este volumen,- especialmente en la «Oda a la Paz» [«Ode on Peace»], llevar la estrofa alcaica a una forma casi perfecta. Por las características de su obra puede considerársele como un poeta alejan­drino. Su credo, que confirma toda su lírica, está expuesto en las dos estrofas de «Todas las cosas bellas» [«All beáuteous Things»]: «Yo amo todas las cosas bellas, las busco y las adoro; Dios no tiene mejores alabanzas, y el hombre en su vida frenética es honrado por ellas. También yo quiero hacer algo bello y gozar haciéndolo; aunque mañana esa cosa mía parezca como las palabras vacías de un sueño, recordadas al desper­tar».

En efecto, muchos de sus poemas cantan la alegría inspirada por las cosas bellas y agradables de la vida. Y si alguna vez el canto se hace más triste, como «En la muerte de un niño» [«On a dead Child»], sus versos inspiran siempre serenidad. Algu­nos cantos (por ejemplo «He amado flores que se marchitan…» [«I have loved flowers that fade»] podrían ser fácilmente atri­buidos a uno de tantos anónimos compo­sitores de canciones de la época isabelina. Muchos críticos le reprochan exceso de comedimiento, fácil despego, pero ninguno puede negarle un real y sensible tempera­mento poético que en gran parte da razón del refinamiento de sus composiciones.

L. Krasnik