Píndaro y Corinna, Jorge Tertsétis de Zante

Breve poema de 430 versos, del neogriego Jorge Tertsétis de Zante (1800- 1874). Presentado en 1853, según el uso de entonces, a un concurso poético, el poema se inspira en dos pasajes de antiguos escri­tores (Pausanias y Eliano), a los cuales se refiere la tradición (críticamente incon­sistente) de una competición entre el tebano Píndaro y la poetisa tanagrense Corinna.

La competición se desarrolla en Tebas, «a medio mes de Targelión», esto es, el pri­mero de mayo, en el jardín del templo de Afrodita. La competición, que está represen­tada algo ingenuamente a la manera de los certámenes poéticos de la Atenas de enton­ces, gira en torno a un tema obligado: la fuerza del amor y de la belleza. Corinna habla la sencilla lengua del pueblo y, con sus gracias, se lleva la palma venciendo al austero y sublime Píndaro, que, a veces, arcaíza.

El poema se concluye con un him­no a Atenas que en los tonos del Canto secular (v.) implora que «el sol y la luna, en su insomme viaje, no hayan de ver otra ciudad más ilustre» (de modo que la luna es una añadidura romántica al clásico sol de Horacio) y la ciudad vuelva a ser alta cumbre en las letras y en las artes, espar­ciendo luz de civilización cristiana.

B. Lavagnini