Paradiso, J. Lezama Lima

A pesar de la intrincada urdimbre en acción y reflexión filosófi­ca, es posible determinar, en la historia de la niñez y de la mocedad del personaje central, José Cerní, el hilo con­ductor de la tenue trama. El contexto histórico es el de la Cuba de los años 1898-1930. José Cemí, proyección au­tobiográfica del autor, pasa, tras la muerte de su padre, de una situación de felicidad paradisíaca vivida en un ar­monioso ambiente familiar, a una situación de soledad y de dolor, vividos ambos como una expulsión de! paraíso terrenal.

La muerte del coronel Cemí marca, para el jo­ven José, una nueva etapa: la búsqueda de la felicidad perdida. En esta fase tiene a su lado a sus amigos Fronesis y Foción; la partida del primero y la locura del se­gundo determinan una nueva evolución del personaje ha­cia la madurez. Una figura emblemática, Oppiano Licario, al que José fue confiado por su propio padre en el lecho, de muerte, lo inicia en el conocimiento de la poe­sía. Ésta se convierte en la clave de interpretación del mundo, en el instrumento indispensable para crear nue­vos universos.

En el sucederse de vivencias, en el que se alternan ambiente familiar, amor, erotismo, sexualidad y ficción, es posible individualizar otro problema de fon­do: la convivencia de dos culturas, la precolombina y la europea, que el autor trata justamente de conciliar me­diante la palabra poética.