Las Peregrinaciones de Childe Harold, G.G. Byron

Harold, luego de una vida de pla­ceres, emprende un viaje que le lleva de Portugal al Jura, después de haber visitado España, Albania y Bélgica. Ex­patriado por voluntad propia y rebelde apasionado, de vez en cuando reflexiona acerca de las situaciones y los recuerdos que los distintos lugares le sugieren: la triste si­tuación de esclavitud en que se hunde Grecia, Napoleón en Waterloo, Rousseau y Julie.

En el cuarto canto el poe­ta, abandonando la ficción del peregrino, habla en pri­mera persona de Italia y de sus grandes personalidades: desde Petrarca a Boccaccio, desde Tasso a Escipión y a Rienzi, contraponiendo el pasado histórico y esplendoro­so al indigno presente.