La Petición de Mano de Miles Standish, Henry Wadsworth Longfellow

[The courtship of Miles Standish]. Poema del norteamericano Henry Wadsworth Longfellow (1807-1882), publicado en 1858.

Estamos en Plymouth, en los primeros años de la colonización ameri­cana. Entre los colonos se destaca el capi­tán Miles Standish, no muy joven, pero fortísimo, hombre de acción, que más de una vez ha demostrado su valor en las lu­chas contra los indios. Vive con él John Alden, rubio como un ángel, taciturno, lite­rato y poeta. Un día, el capitán le ruega que vaya a pedir para él la mano de una jovencita, Priscilla, con la que quiere ca­sarse, ya que se siente triste y solitario, después de la muerte de su mujer. En vano el joven Alden, que ama en secreto a la misma muchacha, rehúsa el encargo: el capitán se siente tímido y suplica al joven que le ayude.

Alden va, pues, a casa de Priscilla, que está sola en el mundo y reci­be con placer la visita del joven; pero al comunicarle la petición de matrimonio de Miles Standish, ella pregunta con maliciosa sonrisa; «¿Por qué no habla por cuenta pro­pia?» John Alden, descompuesto, transmite estas palabras al capitán, que furioso le acusa de haberlo traicionado. Corren en tanto voces de que los indios se preparan al asalto de la ciudad y Miles Standish par­te sin reconciliarse con el amigo. Pasan los meses, Miles continúa combatiendo intré­pido y victorioso; John Alden se fabrica una casa nueva y ve a menudo a Priscilla, por la que siente una excelente y compar­tida amistad.

Un día llega la noticia de que Miles Standish ha sido muerto; John Alden siente entonces la necesidad irrefrenable de confesar su amor a Priscilla, y pronto se casan. Apenas la ceremonia ha terminado, cuando aparece Miles Standish, milagrosa­mente salvado, el cual, tomando afectuosa­mente la mano de los esposos, pide perdón por la antigua cólera y se declara más amigo de ambos que nunca. El poema, en hexámetros, igual que Evangeline (v.), aun­que las figuras de Miles Standish, de John Alden y de Priscilla sean un tanto conven­cionales, es agradable sobre todo por algu­nos toques en la descripción de la nueva colonia «tierra de arena, de enfermedad y de dolor», a la que sin embargo los colonos permanecen obstinadamente fieles.

Miles Standish es el último poema original de Longfellow, que a continuación se dedicó a trabajos de arreglos, traducciones y a la versión de la Divina Comedia (v.) de Dante.

A. P. Marchesini