La Hija del capitán, A. Pushkin

Las aventuras del joven oficial Andréi Petróvich Grínev, a quien su padre encaminó a seguir la carrera militar, tie­nen como telón de fondo la rebelión de los cosacos ca­pitaneada por el rebelde Pugachov. El viaje hacia la for­taleza de Orenburg, en compañía del preceptor Savélich; la ayuda recibida de un barbudo campesino durante una tormenta que les hace extraviar el camino; la llegada y la estancia en la fortaleza de Bielogorsk, donde, mientras llegan los ecos lejanos del avance de Pugachov, Grínev se enamora de la tímida Masha, hija de Mirónov, capi­tán de la fortaleza: son los acontecimientos que preceden al episodio central, la toma de la fortaleza por Pugaschov.

Mientras que Mirónov y su esposa son asesinados por los rebeldes, Grínev es inexplicablemente indul­tado por Pugachov, ya que éste tiene a su lado a un an­tiguo enemigo de Grínev, el desertor Shvábrin. Cuando sabe que Masha, a la que daba por muerta, está en cam­bio prisionera de Shvábrin, Grínev obtiene de Pugachov, que no es otro que el campesino encontrado durante la tormenta, a Masha, el perdón de sus vidas y la libertad. Pero Shvábrin lo denuncia por connivencia con los rebel­des y Grínev, tras ser arrestado, corre el peligro de ser condenado a muerte. Será salvado por Masha, la cual, vencida toda su timidez, parte para San Petersburgo y consigue el perdón de Catalina II, a la que ha convenci­do de la inocencia del oficial.