La Casa de la Vieja, Catulle Mendés

[La maison de la vieille]. Novela de Catulle Mendés (1843- 1909), publicada en 1894. Es la larga historia entre bufonesca y siniestra de una casa de los suburbios parisienses y de los huéspedes que, durante diecisiete años y en torno al 1870, acogen sus curiosas patronas, la viuda Planchin y su hija Stella d’Hélys. La vieja, inconsciente de cuanto la rodea, algo loca, avara y hospitalaria, abyecta e inge­nua al mismo tiempo, corre con los gastos de la casa; pero la calamidad está consti­tuida por la hija, una belleza pasiva, una soñadora sin iniciativas, mal casada y vaga­mente artista, que pasa de experiencia en experiencia y, decepcionada del afecto, de la piedad, de la belleza, de la fantasía y de la lujuria, sonríe silenciosamente, espera, se aburre y muere. Vivísimo es alrededor el mundo de los huéspedes, atraídos a aquella especie de sórdido albergue de todos, por el amor, el hambre y por la desenfrena­da libertad que reina en ella. Unos junto a otros, con su cortejo de miserias y de grandezas, de esperanzas y desilusiones, se encuentran, en pintoresco desorden, filóso­fos, poetas y músicos, escultores y pintores, cantantes y bailarinas, mujeres galantes y bastardos ilustres, revolucionarios y márti­res, derrotados y asesinos, desocupados y pervertidos de todas clases, candidatos a la gloria y candidatos a la cárcel. El libro, que conserva cierto valor documental por las costumbres del mundo de la bohemia pa­risiense, se detiene con los mayores refina­mientos de estilo sobre las escenas volup­tuosas y crueles que contribuyeron no poco a hacer gratas a la mentalidad y el gusto de sus contemporáneos las novelas de Ca­tulle Mendés.

E. C. Valla