La Andrómeda, Félix Lope de Vega Carpió

Félix Lope de Vega Carpió (1562-1635) trató también el tema de Andrómeda y Per- seo en su obra La Andrómeda, poema en octavas reales, publicado en 1621 junto con La Filomena (La Filomena, con otras di­versas rimas, Barcelona, 1621) y dedicado a doña Leonor de Pimentel.

Junto a La Andrómeda debemos recordar, del mismo Lope, su comedia El Perseo y su soneto «Atada al mar Andrómeda lloraba». En él se incluyen episodios como el del origen de la fuente Castalia y la enumeración de las Musas que iniciará el principio de una tradición en la poesía española, el naci­miento de Pegaso, etc. Lope sigue más o menos fielmente el texto de las Metamor­fosis de Ovidio, pero como en el caso de El Perseo (que había sido titulado también Fábula de Andrómeda y Perseo y La bella Andrómeda), el verdadero protagonista del poema es Perseo y hasta su final no aparece Andrómeda.

Lope, que al narrar los viajes del héroe-hace gala de sus conocimientos geográficos, introduce diálogos. En cuanto al estilo del poema, Américo Castro notó ya la presencia de cultismos y cierto carácter culterano. José M.a de Cossío insiste en este aspecto y supone cierta influencia del Poli- femo de Góngora: se basa en que hasta’ después de la publicación de la fábula de Góngora, Lope no escribió poemas mitoló­gicos. Quizá obedeciera al deseo de acer­camiento y de emulación que Lope tuvo siempre por el poeta cordobés. Véanse, por ejemplo, estos versos del poema lopesco: «Por los campos del cielo desatado/paciendo estrellas…», casi literales a los del comienzo de las Soledades de Góngora.