Hyperión o el eremita en Grecia, J.C.F. Hólderlin

Novela epistolar

El joven Hyperión manda desde Grecia a su amigo Belarmino cartas llenas de una amarga desilusión. Educado en el culto de la Gre­cia antigua por su maestro Adamas, se siente ofendido por la mezquina y obtusa realidad de lo que encuentra. Traba amistad con el maduro y enérgico Alabanda, de quien aprecia su ferviente actividad; luego, cuando ha de separarse de él, busca amparo junto al anciano Nota­ra y su hija Diotima, que es para él la encarnación de toda perfección y de toda belleza.

Entre Diotima e Hyperión nace un amor inflamado. El joven toma parte en la guerra por la libertad de los griegos contra los turcos, encontrándose de nuevo al lado de su amigo Alabanda. Queda gravemente herido, pero sobre todo, trastornado por los horrores de la carnicería. Decide, así pues, regre­sar con Diotima, pero se entera de que su amada ha muer­to de amor por él. Marcha para alemania, donde una vez más los hombres —pedantes y faltos de liberalidad— lo desilusionan. Finalmente encuentra la paz en la con­templación de la más secreta armonía de la naturaleza y del cosmos.