Galigai, François Mauriac

Novela del gran escritor fran­cés, galardonado con el Premio Nobel, François Mauriac (n. 1885), publicada en 1952. La obra quiere reflejar — al decir del pro­pio autor — «el drama sexual del deseo que tropieza con la repulsión» y nos describe «un aspecto de la lucha entre los sexos raramente estudiado, porque ya a priori el pensamiento lo evita, mientras que el amor compartido es un cuadro que, desde que los hombres son hombres y necesitan ser amados, gusta mucho más».

Así, el autor nos presenta la repulsión que por Agathe Camblannes, a quien apodan Galigai, casi en el umbral de los treinta años, siente un hombre más joven de quien ella está profundamente enamorada. La novela nos presenta el drama de esta mujer aban­donada por su esposo, defraudada en su matrimonio — que no ha llegado a consumarse —, y obligada por las necesidades de la vida a rebajarse a hacer de institutriz. La ruina moral se junta a la ruina del amor. El tema central de la novela es la voluntad de esta mujer, su afán de posesión, su obs­tinación en el amor. Nicolás Plassac, para favorecer los amores de su amigo Gilíes Salone con la joven Marie Dubernet, simu­la estar enamorado de la institutriz de ésta, Galigai. Pero en Nicolás el juego adquiere una dimensión de problema de conciencia que le lleva a aceptar el compromiso, tanto por deber hacia Galigai como por fidelidad a su amistad con Gilíes. Aunque es éste un punto falso de la novela, el autor lo utiliza como recurso para plantear el problema psicológico. Cuando Nicolás abandona a Ga­ligai es entonces cuando siente la misterio­sa llamada de la gracia, de ese «alguien» que espera a Nicolás en el lugar en que el camino cruza el Leyrot. Y ese alguien es Dios. «Era necesario para ello — advierte Mauriac —, que antes se derrumbara el ído­lo, Gilíes Salone, era necesario que Nicolás se remontase por encima de las apariencias y de esa falsa imagen de sí mismo». [Trad. esp. (Barcelona, 1953) con el título Galigai].