Eugenia, Pierre-Augustin Carón de Beaumarchais

[Eugénie], Drama en cinco actos representado, con enorme éxito, en París en 1767. Eugenia, muchacha buena y pura, con la complici­dad de Mme. Murer, su tía, se ha casado en secreto con el conde de Clarendon, corrom­pido libertino.

Su padre, el Barón Hartley, ignorando el hecho, desea en cambio que su hija se case con el capitán Cowerley. Eugenia, que está a punto de ser madre, y su tía, cuando intentan persuadir al Conde para que haga oficiales las bodas, se ente­ran de que el matrimonio sólo fue una farsa sacrílega. Así el viejo barón se entera al mismo tiempo del matrimonio secreto y de su nulidad. Mme. Murer, que se siente culpable, trata de impedir el matrimonio que el Conde parece ir a contraer con una rica heredera y de obligarle a cumplir su deber con Eugenia. Le hace acudir de noche y entre tanto coloca unos criados que se apoderan de él por sorpresa. El Conde llega acompañado de un joven desconocido a quien acaba de salvar la vida; éste, que es Carlos, el hermano de Eugenia, viendo a su salvador en peligro se dispone a defenderlo, pero reconociendo a su padre, a su herma­na y a su tía, intuye la verdad y entonces desafía a Clarendon. Venciéndole en duelo, el Conde le perdona desdeñosamente la vida y se aleja.

Mientras Eugenia está en el colmo de la desesperación, inesperadamente Clarendon, presa del remordimiento, vuel­ve y se lanza a los pies de su víctima, in­vocando su perdón. El valor intrínseco del drama es mínimo, pues Beaumarchais no tenía la menor disposición para el género dramático; pero Eugenia tiene, sin embar­go, notable importancia en la historia del drama, como ejemplo de aquel «drame larmoyant» que es una novedad en su siglo. En esta dirección Beaumarchais precedió incluso a Diderot, cuyo Hijo natural (v.), aunque ya conocido en volumen, sólo fue representado cuatro años más tarde. En Eu­genia, Beaumarchais escenificó libremente el caso de una hermana suya, narrado por él en sus Memorias (v.), en las que Goethe se inspiró para Clavijo (v.).

G. Alloisio