Eucarístico, Paulino de Pella

[Eucharisticos Deo sub ephemeridis meae textu: Gratitud a Dios por los episodios de mi vida). Pequeño poema latino en 616 hexámetros, única obra conocida de Paulino de Pella, que vivió probablemente en el siglo V.

Va precedi­do de un prefacio en prosa en el que el autor precisa sus designios: no lo ha es­crito para hacer famosa su vida, sino para dar gracias a Dios, no sólo por su felici­dad, sino también por las desgracias que le ha concedido, a través de las cuales ha aprendido a no ensoberbecerse por los fa­vores de la fortuna y a no dejarse abatir por las adversidades. El poemita, más que por su valor poético, interesa porque con­tiene una relación fiel y precisa de los he­chos y costumbres del tiempo. Paulino cuen­ta las vicisitudes de su adolescencia, pasada primero en Cartago y después en Burdeos, habla de su educación literaria, profunda y cuidada hasta que una enfermedad le obli­gó a interrumpirla a la edad de dieciséis años; entonces comenzaron para él las des­gracias, la mayor de las cuales es la inva­sión de los godos en 412, en la que perdió todos sus bienes.

Desgracias familiares le amargaron la existencia; la oposición de su mujer le impidió irse a Oriente, donde aún posee algunas tierras; el pensamiento de los seres amados le impidió dedicarse a la vida monástica como él habría deseado; muertas la suegra, la madre y la esposa, se redujo a vivir casi de limosna, primero en Burdeos y luego en Marsella, hasta que por un acontecimiento afortunado entró en po­sesión de parte de sus bienes; a la edad de ochenta años escribió este poemita dando gracias a Dios: composición bastante sim­ple exenta de toda pretensión literaria, pero dictada por una fe profunda y sincera, expresión de un carácter recto y leal y, como ya se ha observado, fuente de noti­cias históricas de alguna importancia.

E. Paisini