Estaciones, Christian Duonelaitis

[Metai]. Poema del escri­tor lituano. Se compone de una serie de idilios que describen el ciclo de las estaciones en aquella zona de llanuras cubiertas de bos­ques, cruzada por canales y poblada por pobres campesinos, sujetos a la servidum­bre de la gleba, que en los tiempos del autor era la zona extrema de la Prusia Oriental.

Carece la obra de un verdadero argumento aun cuando, en episodios ais­lados, surge claramente la visión realista de la vida de los campos y aparecen en ella, junto a figuras de laboriosas y char­latanas amas de casa, de propietarios arro­gantes y bien alimentados, insignificantes campesinos y artesanos, embrutecidos por el trabajo, bebedores por vicio y desalien­to, y siempre en lucha con las dificultades del clima y la escasez de las más elemen­tales comodidades de la existencia. Además de tales características, que anticipan una tendencia literaria realista, apartándose de la corriente del siglo XVIII, la obra ocupa un puesto destacado en la literatura litua­na, aquella que inicia el moderno despertar, por la cadencia clásica del verso, por la gran riqueza de su vocabulario y, especial­mente, por el sentido poético de la natu­raleza y el sentido humano con que el autor reivindica para los campesinos el de­recho a un más benigno tratamiento por parte de los propietarios, a los que no aho­rra sarcasmos e injurias.

Duonelaitis trabajó en su poema durante toda su vida y lo dejó manuscrito. Dirigió su primera publi­cación parcial en 1818 Liúdas Reza, y la segunda, completa, en 1869, Nesselmann, que también llevó a cabo la primera tra­ducción al alemán (Kónigsberg, 1869). Otra traducción alemana es la de Passarge de 1894.

G. Salvatori