Escenas Andaluzas, Serafín Estébanez Calderón

Publicadas en 1847, constituyen el libro más famoso del escritor español que firmaba con el romántico pseudónimo de «El Solitario», posi­blemente reminiscencia de «L’Hermite», usado por el literato francés Étienne Jouy.

Se trata de admirables cuadros de costum­bres, extraídos de la vida popular anda­luza, interesantes desde el punto de vista folklórico, aunque cuajados de idiotismos locales y de arcaísmos que restan esponta­neidad al texto. Algunos son vivos retra­tos de tipos inolvidables, como «Púlpete y Balbeja o los Valientes» y «Manolito Gásquez», «el rey de la hipérbole», cuyas me­morables andaluzadas se habían hecho po­pulares en toda España; descripciones de los bailes típicos de la tierra («el bolero», «el olé», «el jaleo de Jerez», «la tirana», «la cachucha», etc.) o de pintorescas cos­tumbres populares, como «La feria de Mairena», «Un baile en Triana»; narraciones de curiosos episodios, como «Los Percheles de Málaga», «Los filósofos en el figón»; divagaciones amenas llenas de brío popu­lar, como la «Gracia y donaires de la capa», graciosa apología de la clásica prenda es­pañola, «Fisiología y chistes del cigarro», etcétera.

Libro fácil, aunque escrito en un estilo que a veces fluctúa entre lo ama­nerado y lo popular, entre la aridez y la superabundancia, pero rico de colorido y de interés documental.

C. Boselli