Erwin y Elmira, Wolfgang Goethe

[Erwin und Elmire]. Comedia musical, en verso y en dos actos, iniciada en 1774, terminada, publicada en la revista «Iris» y representada con música de André en Francfort un año después. El inicio lí­rico de este delicadísimo idilio fue el amor por la deliciosa y caprichosa Schónemann, que se funde con un motivo literario, ex­traído de una novela admirada por Goethe, El vicario de Wakefield (v.) de Goldsmith.

Aquí como allí, se trata de dos enamora­dos que han roto y quieren reconciliarse: él se ha hecho ermitaño y ella va en su busca. En la primera redacción una madre y un confidente favorecían el feliz encuen­tro y la reconciliación. Algunas poesías y canciones fueron puestas en música por André. En 1788 Goethe revisó la obra y la refundió introduciendo otra pareja de enamorados: Valerio y Rosa, simétricos, por decirlo así, a Erwin y Elmira. La ruptura entre Erwin y Elmira constituye un precedente; la de Rosa y Valerio se produce en escena. Las muchachas llorosas van en busca de un célebre santo ermitaño para confesar, arrepentidas, sus caprichos; pero el ermitaño ha muerto y quien con una barba postiza absuelve en silencio a la her­mosa penitente Elmira es el mismo Erwin; pero el engaño es muy pronto descubierto por su amigo Valerio, quien había ido a la gruta con el mismo proyecto que Erwin.

La nueva redacción fue puesta en música por Reichardt, pero no fue nunca represen­tada. El mérito de estas graciosas escenas, que recuerdan bastante el Capricho de ena­morados (v.), está, más que en el con­junto, en algunos detalles preciosos, como el monólogo del solitario Erwin que es una de las más bellas poesías amorosas de Goethe, el parlamento de Elmira, donde su corazón se dilata y se fur.de con la natu­raleza y la confesión de ésta a Erwin dis­frazado de ermitaño, donde el tono exqui­sitamente idílico se eleva a acentos de suave poesía.

G. F. Ajroldi