Enriquillo, Manuel de Jesús Galván

Novela histórica del escritor nativo de Santo Domingo. La primera parte vio la luz en 1879; la obra completa, en 1882. Es la más notable de las novelas que produjo el movimiento llamado «indigenista» o «indianista», que se inspira en las vicisitudes de los aborígenes de América. El héroe de Galván es el indio Guarocuya, descendiente de caciques en la Isla Española, educado por los frailes de la Vera Paz y bautizado con el nombre de Enrique. Enriquillo, como se le llamaba, tuvo por encomendero a un mancebo disoluto, Andrés de Valenzuela, que llegó a poner sus ojos en la esposa del indio.

Enriquillo apeló en vano a la justicia en demanda de amparo y desagravio, y al no obtener el resultado que deseaba juzgó que no le quedaba más recurso que el de la protesta violenta y se levantó en armas, seguido por muchos indios, en las sierras del Baoruco, donde se mantuvo en rebeldía durante quince años. En 1533, Carlos V ad­mitió como justas las pretensiones de Enriquillo y le concedió el derecho de establecerse con sus vasallos en un lugar de la isla, donde ejercería inmediato señorío y mixto imperio. Tal es el asunto desarrollado en la novela de Galván, que por otra parte se ajusta a los acontecimientos históricos.

M. Henríquez Ureña