El Viejo Pícaro, Kálmán Mikszáth

[A vén gazember]. Novela del escritor húngaro Kálmán Mikszáth (1847-1910), publicada en 1906. El «vie­jo pícaro» es Gaspar Borly, administrador de los barones Inokay, al que todos acusan de enriquecerse gracias a sus embrollos a es­paldas de sus dueños, a los que lleva lenta­mente a la ruina. El barón por fin se ve obligado a privarse hasta de las joyas fami­liares y encarga a Borly que las venda.

Pero algún tiempo después, el nieto del administrador, Lackó (Ladislao), que ama secretamente a la hija del barón, María, halla las joyas escondidas en un bote y se las entrega a la baronesita. Las sospechas contra Borly se agravan, pero de pronto el viejo enferma de pulmonía y su testamento, en el que nombra herederos universales a María y al barón, nos da la solución del enigma: el «viejo pícaro» era un honestí­simo administrador que «robaba» a sus seño­res sólo para impedirles derrochar el patri­monio. Los Inokay son, sin embargo, dema­siado soberbios para aceptar la herencia de un criado: entonces se recurre al compro­miso de matrimonio de María con Ladislao para que los barones participen de las ri­quezas salvadas por el viejo.

La novela, que refleja la época inmediatamente poste­rior a 1870, que vio en Hungría la emanci­pación de los vasallos y la ruina de la aris­tocracia campesina, tiene una «moral» veladamente satírica en lo que se refiere a la nobleza profundamente corrompida: el ad­ministrador se ve obligado a robar para salvar de la ruina a sus señores. Pero aparte el humorismo del escritor, están su arte de creador de atmósferas crepusculares, su amor por las almas solitarias, su deseo de pureza y el gusto por lo anecdótico abiga­rrado que nos lleva a las profundidades hu­manas.

G. Hankiss