El Revés de la Trama, Graham Greene

[The heart of the matter]. Novela del escritor inglés Graham Greene (n. en 1904), publicada en 1948. Trata de nuevo el problema del adul­terio, que aparece ya en El cuarto de es­tar (v.).

Scobie, jefe de la policía colo­nial de un lugar de África, ferviente ca­tólico, es arrastrado hasta el pecado a causa de la compasión y de la piedad. Scobie, por su misma integridad moral, suscita la desconfianza de sus superiores y la animo­sidad de un agente. A ello se une el fracaso de su matrimonio, pues -su mujer espera que su marido ascienda, social y económica­mente. La ausencia por unos meses de su esposa precipita a Scobie en la mayor tra­gedia : por piedad llega hasta la infideli­dad y el adulterio. La vuelta de su es­posa, que le obliga a comulgar sacrílegamente, la imposibilidad de transgredir otros principios éticos y el peso abrumador de la culpa le llevan al suicidio. En el drama de Scobie no está sólo el problema del pe­cado y de la desesperación, sino también el profundo desengaño y el fracaso por in­capacidad de llevar la felicidad humana a los demás.

La obligación de velar por las dos mujeres que han entrado en su vida, entra en colisión con la conciencia moral de su falta, que la confesión hubiera re­suelto. Scobie, por tanto, representa la en­carnación de un problema moral, que apa­rece al margen, inconscientemente, de la voluntad del héroe. Para no defraudar a su esposa comulga sacrílegamente, y para ex­piar su pecado, no ofreciéndosele otro ca­mino, pues la confesión le obligaría a ir contra el gran sentimiento de piedad, acaba suicidándose. Al protagonista de esta no­vela de Graham Greene se le podría aplicar el verso de Rimbaud en su sentido más lite­ral y material: «Par délicatesse j’ai perdu ma vie». De la tesis de la novela escribe el propio Graham Greene: «La desesperación es el precio que hay que pagar cuando se ha fijado un objetivo imposible. Es, se dice, el pecado imperdonable, pero es un pecado en el que no incurren ni el hombre corrom­pido ni el verdaderamente malo. Les queda siempre la esperanza. No alcanzan nunca el punto de congelación en que se conoce el fracaso absoluto. Sólo el hombre bueno llevará siempre en su corazón este poder de condenarse».

En otras obras, como El fin de la aventura (v.), el pecado será un ca­mino de perfección. Aquí, en cambio, la bondad es un camino de perdición. El tema del pecado es una constante en las novelas de Graham Greene. Para el autor es fre­cuentemente un «impasse», como en el caso del Mayor Scobie, protagonista de El revés de la trama.